En multitud de ocasiones vemos en los entrenamientos de béisbol y principalmente en categorías inferiores el uso del “castigo positivo”, proponiendo tareas físicas a nuestros pequeños jugadores por indisciplina u otros motivos. Este tipo de acciones, en la línea de la psicología conductista (castigos y refuerzos positivos-negativos) las suelen utilizar los Coach como estrategia para reforzar o eliminar conductas, dándoles a los jugadores tareas físicas que los niños perciben como algo malo, que pasa como consecuencia de un determinado comportamiento.

Desde mi punto de vista y por lo general, no estoy a favor de castigos y menos de castigos físicos en Actividad Física y Deporte, pero es indudable que nuestros “castigos” van a tener consecuencias y éstas consecuencias, podrían condicionar la práctica, así como el rendimiento deportivo futuro. Todo esto independientemente de las consecuencias que imponemos los Coach y que utilizamos para manipular a los niños, intentando modificar su comportamiento.

Esto lo comento porque lo que me llama poderosamente la atención del uso de estos “castigos” es que  los push-ups y los curl/sit-ups son los reyes del mambo en cuanto a tareas a realizar y posiblemente no somos conscientes de las implicaciones que esto tiene para el pequeño jugador de béisbol..

Imagen 1: Push-ups y Sit-ups utilizados comúnmente en como castigo positivo para eliminar conductas durante los entrenamientos

El béisbol como todos bien sabemos, es un deporte en donde la eficiencia del trabajo en el plano transversal principalmente, es fundamental para incrementar el rendimiento, por lo que aceptar/comprender esto, no es más que darnos cuenta que una adecuada rotación de los diferentes segmentos corporales del jugador es la clave  para un adecuado rendimiento y mantenerlo, en la medida de lo posible, alejado  de posibles lesiones.

Comprender conceptos como cadena cinética, eficiencia, suma de velocidades, transferencia intersegmentaria y un largo etc, son claves para comprender el rendimiento en nuestro deporte y como debemos de trabajar con nuestros jugadores, pero en todos estos conceptos la ROTACIÓN de los diferentes segmentos corporales es clave para un rendimiento óptimo.

Imagen 2: Planos de movimiento y acciones del béisbol con movimientos multiplanares basadas en la rotación.

Miremos la siguiente imagen en donde dejamos caer dos péndulos a favor de la gravedad. Estos dos péndulos tienen dos o más masas conectadas de tal manera que puedan girar alrededor de un eje central transfiriéndose el impulso a la masa siguiente….pero con cables rígidos (péndulo derecha) y cables flexibles (péndulo izquierda).

pendulo-1pendulo-2

Imagen 3: Péndulo compuesto con masas interconectadas con cables rígidos y flexibles

El sistema conectado rígidamente a la derecha de cada imagen, contiene las mismas masas conectadas por enlaces rígidos. Todo lo demás es idéntico entre las dos simulaciones y ambos sistemas están bajo el efecto de la caída de la gravedad. La velocidad del punto más distal (la masa más pequeña) es mucho mayor en el sistema flexible que en el sistema rígido 30 vs 55(fps). “Busquemos similitudes con las acciones de nuestros jugadores”

Imagen 4: Acciones deportivas basadas en movimientos de rotación y condicionadas a la adecuada movilidad de los diferentes segmentos corporales.

Con esto simplemente quiero resaltar una serie de principios que son vitales para la máxima eficiencia en nuestro deporte. Se demuestra el efecto de velocidad de transformación del péndulo compuesto. Esta transformación de velocidad va asociada a los movimientos de rotación en nuestro deporte.

Moraleja de todo esto: Un jugador de béisbol inter-conectado rígidamente no puede crear la misma velocidad final como un sistema que permite el impulso de transferencia secuencial de segmento a segmento (péndulo compuesto). Es decir, si tenemos jugadores con dificultades de rotación en los segmentos que deben de ser protagonistas en la rotación no tendremos jugadores eficientes ni eficaces en nuestro deporte.

“El cuerpo del jugador de béisbol exige una adecuada relación entre articulaciones con movilidad adecuada y otras de más estabilidad o de movilidad controlada, por lo que posiblemente utilizar los sit-ups y los push-ups como castigo físico y de manera abusiva a nuestros pequeños jugadores quizás no sea una opción adecuada…” Vamos a ver el  por qué…

mobilidad-global

Imagen 5: Relaciones articulares de Estabilidad-Movilidad en el cuerpo humano. Fijémonos en la relación existente entre la movilidad dorsal y la estabilidad lumbar/Planos de movimiento y relación con los movimientos de rotación en el bateo en el sistema de referencia.

Ya de por sí, y sin hacer nada, vemos muchos jugadores con actitudes cifoticas y características de síndrome superior de Janda que se agravan con la edad (entre otras características hombros adelantados, acortamiento de pectoral y dominancia del recto anterior del abdomen sobre Oblicuo externo) con una gran rigidez torácica a la extensión. “Todo esto ya de por si limita la extensión y rotación torácica” y como veíamos anteriormente, es una zona corporal protagonista en la rotación.

Imagen 6:  Síndrome cruzado superior. Columna con cifosis dorsal incrementada y como esta evoluciona con la edad.

La cifosis en si misma ya dificulta la extensión/rotación torácica y esta limitación lo compensará la columna lumbar a través de una movilidad inadecuada para compensar las carencias de movimiento del verdadero protagonista, la columna dorsal (Y tened claro que a la columna lumbar no le gusta el movimiento). Si se lo ponemos un poco más difícil a la columna dorsal y buscamos rotación torácica con la cadera en flexión (la capacidad de rotación de la columna lumbar se ve mas restringida) vemos que se reduce drasticamente la capacidad de rotación, siendo más acusada la limitación en jugadores que presentan mayor cifosis dorsal. Como vemos en las imágenes y aplicando lo aprendido de mi amigo Nacho Zas con sus fantásticos cursos de valoración artromuscular (Imagen 7)  la cifosis dorsal dificulta la capacidad de rotación dorsal, por lo que nuestros jugadores en lanzamientos y bateo tendrán una movilidad indeseada de la columna lumbar que debe de asumir las restricciones de movilidad de la verdadera protagonista del movimiento, la columna dorsal.

rotacion-rducida-por-cifosis

imagen 7: Jugadores pertenecientes al programa de SBS Baseball Academy y su relación entre cifosis y rotación dorsal disminuida.El jugador de la izquierda presenta un mayor grado de cifosis que el jugador de la derecha, dicho jugador presenta un déficit de rotación dorsal de 10º en comparación con el jugador con menor grado de cifosis dorsal.

Por lo tanto, parece que mantener una correcta estabilidad lumbar y movilidad dorsal a la extensión y la rotación deberían de ser objetivos prioritarios a conseguir en jugadores de categorías inferiores de béisbol.

Cuando nosotros como coach planteamos Curl-ups o bien Sit-ups como castigo positivo a determinados jugadores para eliminar ciertos comportamientos o conductas en el entrenamiento estamos provocando lo siguiente…

curl-up-castigo

Imagen 8: Curl-Up y Sit -Ups

Ambos ejercicios (ojo! con la técnica adecuada) si bien provocan un determinado fortalecimiento abdominal predisponen al incremento de la cifosis dorsal, con toda la problemática asociada en cuanto a movilidad como hemos comentado.

El Curl up (actividad eléctrica muy baja en los flexores coxofemorales y Oblicuo externo y alta para el recto abdominal (y por este motivo la dominancia del recto abdominal deprime la cavidad torácica por delante incrementando la cifosis dorsal).Sus valores de actividad son mucho más bajos que los ejercicios de incorporación (Sit Up) sobre el oblicuo externo, aunque este último presenta mayor compresión sobre el raquis lumbar en L4/L5. Otro problema asociado al aumento de cifosis dorsal es que los sit ups podrían aumentan la inestabilidad lumbar ya que no activan la musculatura abdominal con sus acciones mecánicas específicas sino los flexores coxofemorales, elevando la presión intradiscal (Monfort y Sarti, 1999; Axler y McGill, 1997; López Miñarro y Rodríguez, 2001; Ybáñez y cols., 1999; Monfort, 2000). provocando grandes niveles de compresión raquídea y favoreciendo un proceso de deterioro vertebral. Aún así ,me quedo con este último si somos capaces de que se ejecute adecuadamente..

El fondo del tema es que son niños y pasan largas horas sentados y aun así, nos centramos siempre en el movimiento con componente de flexión lumbar (Dominante a la flexión de cadera) en lugar de trabajar los momentos o mecanismos de contracción anticipada que mejoran la aplicación distal de fuerzas. Nos deberíamos de centrar en la mayor activación de oblicuo externo y transverso y no insistir en la dominancia del recto abdominal. Como norma general los jugadores de béisbol que hemos visto no trabajan la musculatura dorso-lumbar y los que lo hacen presentan una gran dominancia del recto abdominal.

Imagen 9: Movimiento en contraposición el momento. Imagen de jugador de SBS donde se aprecia la debilidad del Oblicuo externo.

Vamos a  ver el siguiente vídeo para tener un poco más claro las activaciones de este tipo de ejercicios. (Sit-ups)

Evidentemente marcarse 20 abdominales no mata a nadie, pero abusar de este tipo de ejercicios podría traer consecuencias a medio plazo. “Un Donut tampoco nos convierte en obesos

Con los Push-ups hay otra historia…

El push-up es un ejercicio de empuje con  múltiples variantes, de la misma forma que el Press de banca es un ejercicio de empuje fundamental en el desarrollo de la fuerza del hemisferio superior en el trabajo de sobrecarga. No seré yo el que diga que estoy en contra de estos ejercicios (ni muchísimo menos), pero el problema podría venir por la dominancia en la utilización de estos ejercicios sobre los que deberían de equilibrar el sistema “la tracción

empuje

Imagen 10: Ejercicios de empuje del Hemisferio superior (Push-Ups y Press de banca) Vs ejercicio de tracción del Hemisferio Superior (Remo).

Por otra parte por su condición de musculatura Tónica (Pectoral), es una musculatura tendente al acortamiento/rigidez y es aquí donde vamos a presentar problemas si abusamos de este tipo de ejercicio.

Imagen 11: Músculos Tónicos y Fásicos/ Inserciones y orígenes del pectoral mayor

El Pectoral mayor (Músculo toraco-humeral) se encuentra comprometido en diferentes movimientos asociado a sus funciones (Flexión, Extensión, Aducción y Rotación interna), siendo un músculo primordial en la realización de los push-ups. El problema es que además es Rotador interno junto al Dorsal Ancho (depresor escapular) y estos músculos son mucho más grandes y más potentes que el verdadero protagonista de la rotación glenohumeral “el subescapular”. De esta forma la dominancia de estos músculos podría generar alteraciones del ritmo escapulo-humeral pudiendo inhibir al subescapular, (Músculo clave en la estabilidad glenohumeral) al ser músculos que generan movimiento pero no controlan la articulación proximalmente, alterando de esta forma toda la artrocinematica de la articulación y permitiendo un mayor deslizamiento humeral anterior.

rotaciones

Imagen 12: Acción de rotación externa e interna de la glenohumeral durante la acción de lanzamiento. esta acción debería de estar dominada por el subescapular en contraposición a la dominancia habitual del Pectoral menor y dorsal ancho

¿Objetivo del jugador de béisbol?: Que el pectoral mayor y Dorsal ancho no dominen la acción del subescapular en los lanzamientos. Por lo tanto, más Push-ups, más probabilidades de inhibición del subescapular entre otras cosas.

Fijaros en la siguiente foto y veréis un buen ejemplo de desplazamiento anterior humeral excesivo. ¿Cómo lo podemos sospechar? Pues si en una visión lateral de la postura, más de 1/3 de la cabeza humeral sobrepasa al acromion. Este jugador no siguió el trabajo preventivo propuesto y se lesionó pocos meses después teniendo que interrumpir sus entrenamientos.

desplazamiento

Imagen 13: Cabeza humeral sobrepasando mas de 1/3 el acromion de la escapula. Jugador con una marcada Abducción, inclinación anterior y rotación interna de la escápula.

Vamos en un Vídeo como se comporta el Pectoral mayor durante el movimiento de Push-ups…

El pectoral menor por su parte, (escapulo-torácico) se origina en la apófisis coracoides de la escápula y se inserta en la cara anterior y lateral de la 3ª, 4ª y 5ª costilla ayudando a la inspiración pero pudiendo inclinar la escapula hacia delante cuando se mantienen fijas sus tres inserciones.

pectoral-menor

Imagen 13: Origen e inserciones del Pectoral Menor

Es muy habitual ver jugadores de béisbol con rigidez/acortamiento del pectoral menor, provocando la inclinación anterior de la escapula al tirar de la coracoides hacia adelante, a la vez que provoca abducción y rotación interna escapular con el consecuente debilitamiento del trapecio inferior (Puede provocar rotación externa glenohumeral compensatoria). Esto sumado a la tensión que soportan los rotadores externos en los lanzamientos y a la debilidad del subescapular y serrato anterior es la ensalada perfecta para lesiones de hombro, al incrementarse las posibilidades de “impingement”. Como vemos en las siguientes fotos laterales de jugadores, podemos detectarlo al apreciar un ángulo muy marcado en la espalda del jugador (Ángulo inferior de la escapula)  provocado por la inclinación anterior de la escapula ante acortamiento del pectoral menor.

coracoides

Imagen 14: Acortamiento del Pectoral menor. Este acortamiento tira de la coracoides provocando inclinación anterior de la escápula. Se visualiza como un ángulo muy marcado en la espalda en vista lateral. En vista posterior se marca el angulo inferior de la escápula que junto con debilidad del serrato anterior y fibras inferiores del trapecio forma lo que se conoce como escapula alada.

Vamos a ver en un Vídeo como es el Pectoral menor y los movimientos que comporta…

Debemos de ser conscientes que  la escapula es el único elemento que conecta el brazo con el tronco y por lo tanto su estabilidad es clave en la salud de nuestros deportistas. Haremos un muy mal negocio si permanentemente sobre-estimulamos músculos que tienden al acortamiento en lugar de velar por la salud de un sistema que permanentemente busca el equilibrio artromuscular
Ojala de aquí a no mucho sustituyamos el castigo positivo a nuestros pequeños jugadores por planificaciones sistemáticas de preparación física, mientras tanto ,intentemos sustituir la famosa frase del ¡márcate 30 abdominales! o !30 push-ups¡ por frases como  márcate “30¨ de Side Plank” ó “12 Wall Slide” ó  “12 Knee-plus” así como ejercicios que nos saquen del permanente plano sagital.

a

Imagen 15: Wall Slide, Side Plank, Bulgarian Split Squat con banda elastica y Knee-plus

Referencias:

COLADO, J.C. (1996). Fitness en las salas de musculación. Barcelona: INDE,.

DORADO, C.; DORADO, N.; SANCHÍS, J. (2001). Abdominales. Para un trabajo muscular abdominal más seguro y eficaz. Barcelona: Paidotribo.

HUANG, Q.M.; ANDERSSON, E.; THORSTENSSON, A. (2001). Intramuscular myoelectric activity and selective coactivation of trunk muscles during lateral flexion with and wihtout load. Spine, 26: 1465-1472.

LISÓN, J.F.; MONFORT, M.; SARTI, M.A. (1998). Entrenamiento isométrico de la musculatura lumbar. M. González y cols. (Eds). Educación Física e Deporte no século XXI. VI Congreso Galego de Educación Física, pp. 167-174. Servicio de publicaciones. Universidad de Coruña.

LISÓN, J.F.; SARTI, M.A. (1998). Velocidad y rango de movimiento en el fortalecimiento de músculos posturales. Estudio preliminar. Archivos de Medicina del Deporte, 66: 291-298.

LÓPEZ MIÑARRO, P.A. (2000). Ejercicios desaconsejados en la Actividad Física. Detección y alternativas. Barcelona: INDE.

LÓPEZ MIÑARRO, P.A.; GARCÍA, A. (2000). Nuevos retos en la Educación Física escolar: análisis y detección de ejercicios desaconsejados como factor de seguridad. En: E. RIVERA, L. RUIZ, M.M. ORTIZ (Coords). La Educación Física ante los retos del nuevo milenio. Granada: Centro de Profesores.

LÓPEZ MIÑARRO, P.A.; RODRÍGUEZ, P.L. (2001). Ejercicios físicos desaconsejados para la columna vertebral y alternativas para su corrección. Selección, 10(1): 9-19.

LOPEZ, F.; LOPEZ, C. (1995). Marco teórico práctico para la correcta ejecución del trabajo abdominal (I). APUNTS Educación Física y Deportes, 42: 36-45.

McGILL, S.M. (1997 b). The biomechanics of low back injury: implications on current practice in industry and the clinic. Journal of Biomechanics, 30(5): 465-475.

McGILL, S.M. (2001). Low back stability: from formal description to issues for performance and rehabilitation. Exercise and Sport Sciences Reviews, 29(1): 26-31.

McGILL, S.M. (2002). Low back disorders. Evidence-Based prevention and rehabilitation. Champaign: Human Kinetics.

McGILL, S.M.; CHILDS, A.; LIEBENSON, C. (1999). Endurance times for low back stabilization exercises: clinical targets for testing and training from a normal database. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 80: 941-944.

McGILL, S.M.; JUKER, D.; KROFT, P. (1996). Quantitative intramuscular myoelectric activity of quadratus lumborum during a wide variety of tasks. Clinical Biomechanics, 11(3): 170-172, 1996.

MEDINA, M. (1992). Biomecánica lumbar. Conceptos actuales. Universidad de Oviedo.

MONFORT, M. (2000). La estabilización del tronco como fin para la práctica de actividad física saludable. Educación Física y salud. Actas del II Congreso Internacional de Educación Física. Jérez: FETE-UGT Cádiz.

MONFORT, M. y SARTI, M.A. (1998). Musculatura del tronco: función y desarrollo. En: F. Ruiz y P.L. Rodríguez (Coord.). Educación Física, deporte y salud. Área de Didáctica de la Expresión Corporal, Murcia.

MONFORT, M.; SARTI, M.A.; SANCHIS, C. (1997). Actividad eléctrica del músculo recto mayor del abdomen en ejercicios abdominales. APUNTS Medicina Deportiva, XXXII: 279-290.

NORRIS, C.M. (1993). Abdominal muscle training in sport. British Journal Sport Medicine, 27(1): 19-27.

SARTI, M.A.; MONFORT, M.; BOSH, A.H. (2001). Fortalecimiento de la musculatura abdominal como objetivo en la preparación físico-deportiva, pp. 359. En: V. Carratalá, J.F. Guzmán, M.A. Fuster (Coods.). Nuevas aportaciones al estudio de la actividad física y el deporte. II Congreso de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte: Universidad de Valencia.

SHIRADO, O.; ITO, T.; KANEDA, K.; STRAX, T. (1995b). Flexion- relaxation phenomenon in the back muscles. Am. J. Phys. Rehabil., 74, 139-144.

SHIRADO, O.; ITO, T.; KANEDA, K.; STRAX, T.E. (1995a). Electromyographic analysis of four techniques for isometric trunk muscle exercises. Archives Physical Medicine Rehabilitation, 76: 225-229.

VERA, F.J. (2000). Función de los músculos rectus abdominis y obliquus externus adbominis en el control de la postura erecta. I Congreso de la asociación Española de Ciencias del Deporte. Cáceres.

VERA, F.J.; GRENIER, S.G.; McGILL, S.M. (2000). Abdominal muscle response during curl-ups on both stable and labile surfaces. Physical Therapy, 80(6): 564-569.

WARDEN, S.J.; WAJSWELNER, H.; BENNELL, K.L. (1999). Comparison of Abshaper and conventionally performed abdominal exercises using surface electromyography. Medicine and Science in Sports and Exercise, 31(11): 1656-1664.

WILKE, H.J.; NEEF, P.; HINZ, B.; SEIDEL, H.; CLAES, L.E. (2001). Intradiscal pressure together with anthropometric data – a data set for the validation of models. Clinical Biomechanics, 1: S111-S126.

Anuncios